2017

No, 2017 no ha sido un año más. Estos doce meses me han traído muchas visitas gozosas al médico, una mudanza, trece kilos más (que después han sido doce kilos menos) y una cicatriz de 15 centímetros por donde asomó un niño diminuto que pasó sus primeras 24 horas observando callado a sus padres para inmediatamente después comprobar – y nosotros con él – la fuerza de sus pulmones para pedir comida y cariño.

No ha sido un año más, no. Siempre dije que el 7 era mi número de la suerte y mi hijo nació un día 7 a las 7 del año 17.

Ha sido un año que se ha contado en semanas, las 40 que dura un embarazo, y que empieza ahora a medirse en meses, los que va cumpliendo Guillermo.

Un año en el que mi hijo ha sonreído y reído a carcajadas por primera vez no podía ser un año más. El año en el que sus manos se han asido por primera vez a las nuestras tenía que ser y ha sido especial e irrepetible.
Porque tú has llegado, Guille, ya ningún año será igual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s